Claves para convertir la habitación principal en un lugar relajante

Las claves se enfocan en la decoración, desde el colchón hasta el color de las paredes. Cada elemento que use influye al momento de crear un lugar relajador. Un simple dormitorio se puede convertir en toda una suite cinco estrellas.

El punto es conseguir un ambiente ideal que ayude a conseguir el sueño más rápido, un lugar donde sentirse a gusto. Estos son los pasos que debes seguir para lograr el dormitorio de tus fantasías. Ainsis nos ofrece algunos consejos de decoración para lograr convertir tu habitación en un lugar muy relajante y agradable:

La distribución

Empieza por distribuir las cosas principales de una habitación. La cama es fundamental, es lo primero. Después que tengas la cama dentro del dormitorio, puedes calcular el espacio para el resto de los muebles que quieres tener, como una banqueta o un cabecero para evitar la luz del sol.

Los colores

El color de la pared no puede faltar en la decoración de una habitación. Debes elegir un tono que te proporcione calma, por lo tanto son recomendados colores suaves, claros y cálidos como el color crema, el salmón, el beige, el amarillo pajizo o el garbanzo. Otros colores como el verde agua, los turquesas o un gris cálido, pueden funcionar. El punto es no elegir tonos chillones.

Suelo de confort

Para no desentonar con las paredes, lo suelos también deben ser cálidos. Pisos de madera maciza, laminada o con alfombras de lana son ideales para aportar calma a una habitación. Además, puedes caminar descalzo y sentirte conectado a tu dormitorio.

Decorados alternativos

Si no te gusta irte por lo tradicional de madera o hierro, hay otras opciones que aportan elegancia y confort a una habitación. La zona de la pared donde la cama está apoyada, puede enmantarse o empapelarse. Es algo distinto y que al mismo tiempo decora. Los paneles de madera son otra alternativa.

Ropa de cama

Como en el dormitorio la cama es lo principal, esta debe estar perfecta en todos los sentidos para proporcionar descanso. Las camas mullidas pueden combinarse con fundas nórdicas o colchas y cubrecamas que hagan juego con la decoración del cuarto. Lo recomendable es que utilices productos que sean de algodón 100%.

Comodidad con detalles

Los detalles no están demás, así que puede optar por los textiles ya que son los que destacan en comodidad. Estos pueden venir en cojines para butacas o juegos de cama. Son el toque acogedor que necesita una habitación.

El armario

El lugar donde guardas tu ropa y otros accesorios también proporciona confort. Así que no debes olvidarte de conseguir un buen armario para que no te encuentres con una habitación desordenada. Los clóset más prácticos son los de pared si no hay mucho espacio. Si de lo contrario, te sobra espacio, ve por uno grande.

Ventanas vestidas

No puedes olvidarte de las ventanas, pero trata de utilizar para ellas telas de algodón o lino, que no sean exageradas para que no quiten esa sensación relajante y puedan combinar con el resto de la habitación. Los tonos claros son ideales para las cortinas.

Iluminación buena

Un dormitorio tiene que contar con una iluminación que sea eficaz. El techo es un buen punto para lograrlo. Aunque, si buscas algo más apagado, entonces opta por mesillas que tengan luces indirectas para leer durante la noche. Estas mesas van usualmente a los lados de la cama. Si por otra parte, busca iluminación extra, las luces dentro de los armarios van bien, o alguna en el suelo.

Aislamiento total

Si eres de aquellos que tienen el sueño ligero y los ruidos externos o luces del exterior te causan molestia, existen soluciones. Principalmente, el acristalamiento de vidrios o ventanas que estén en la habitación pueden reducir los ruidos. Un consejo decorativo es crear este efecto decorándolas con corchos o con muletón.

Un Blog